Los minoristas de Nueva Zelanda se plantean las cámaras corporales debido a las constantes agresiones

Tras un nuevo ataque violento en el sector minorista, los líderes del sector y los responsables de seguridad piden programas de cámaras corporales para proteger a los empleados de las crecientes agresiones.

Cámaras corporales ZEPCAM redondas abajo

Una oleada de agresiones a trabajadores del comercio minorista en Nueva Zelanda ha llevado a los altos ejecutivos del sector a hacer un llamamiento: implantar ya las cámaras corporales. Tras numerosos incidentes de abusos verbales, agresiones y el atentado terrorista del pasado viernes, ha llegado el momento de dar respuestas innovadoras a la seguridad de los empleados. El resultado: los minoristas de todo el país están considerando la posibilidad de implantar sus propias soluciones de cámaras corporales para combatir el aumento de las agresiones y el peligro al que se enfrentan los empleados del sector minorista.

Los líderes del sector piden que se implanten las cámaras corporales

El director ejecutivo de Retail NZ, Greg Harford, que ya está convencido de la necesidad de nuevos sistemas de seguridad para proteger a los empleados y destaca las cámaras corporales en concreto, dijo lo siguiente en respuesta al creciente peligro al que se enfrentan los empleados de todo el sector: "Nos preocupa el aumento de las agresiones por parte del público y la violencia que se registra en las tiendas desde hace tiempo. Esto no está desapareciendo, sino que está empeorando, en todo caso".

Aumenta la agresividad en Nueva Zelanda

 No se puede descartar que se produzcan más actos de violencia, sobre todo si se tiene en cuenta que hace poco otro atentado en Dunedin (Nueva Zelanda) también dejó cuatro heridos graves y que el cierre de Covid ya había provocado un notable aumento de la violencia y las agresiones contra el personal del comercio. Las industrias de otros países, como la cadena de farmacias Boots (Reino Unido) han visto un aumento similar y ya han puesto en marcha programas de cámaras corporales para abordar este problema.

 Para proteger a los trabajadores del comercio minorista, el sector se está planteando seriamente la implantación de sus propios sistemas de cámaras corporales, con el fin de disuadir de las agresiones y proporcionar pruebas que puedan utilizarse para defender a los empleados ante los tribunales. La directora general de seguridad de Countdown, Kiri Hannifin, declaró que "los empleados tienen miedo y se han visto sacudidos por las constantes agresiones e intimidaciones que sufren en su día a día". Por ello, los responsables del sector buscan cualquier herramienta de seguridad, y en concreto las cámaras corporales, para proteger mejor a sus empleados de los crecientes abusos y agresiones.

>> Nuestras cámaras corporales ayudan a proteger trabajadores del sector minorista, Boots (Reino Unido) es un buen ejemplo.

Comparte esto